El comienzo del Plan se remonta a la feche del 18 de diciembre de 2008, cuando se aprobó el Reglamento (CE) nº 13/2009 del Consejo que modificaba el anterior Reglamento (CE) nº 1290/2005 sobre la financiación de la política agrícola común y el Reglamento (CE) nº 1234/2007, por el que se crea una organización común de mercados agrícolas y se establecen disposiciones específicas para determinados productos agrícolas (Reglamento único para las OCM), con el fin de establecer un plan de consumo de fruta en las escuelas.

Un poco más tarde, en 2009 se aprobó el Reglamento (CE) nº 288/2009 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones en lo relativo a la concesión de una ayuda comunitaria para la distribución de frutas y hortalizas, frutas y hortalizas transformadas y productos del plátano, a los niños y niñas en los centros escolares, en el marco de un plan de consumo de fruta en las escuelas.

LEER MÁS

Nuestra Comunidad Autónoma de Canarias se adhirió al Plan de Frutas y Verduras desde su inicio, en el curso escolar 2009-2010, y ha prolongado su actividad de forma continuada hasta la actualidad.

La financiación del Plan ha sido compartida por la Unión Europea, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y a las Comunidades Autónomas (CCAA).

En el momento actual, tras la nueva estrategia, a partir del curso escolar 2017-18, la financiación se lleva a cargo de la Unión Europea.

En la tabla siguiente se exponen algunas de las características más destacadas del Plan de Frutasy Verduras en Canarias, en las sucesivas ediciones, desde sus comienzos hasta 2017.

Curso Escolar Co-financiación europea Co-financiación CCAA Canarias MA* Nº centros escolares Nº alumnado Edad grupo diana Frecuencia reparto
2009-2010 349.188 116.396 75.000 41 11.711 3-10 años 3 veces/sem
2010-2011 349.188 116.396 75.000 41 11.171 3-10 años 3 veces/sem
2011-2012 349.118 136.696 0 76 21.274 3-10 años 3 veces/sem
2012-2013 296.811 98.937 0 75 19.666 3-10 años 3 veces/sem
2013-2014 296.811 98.937 110.502 75 19.666 3-10 años 3 veces/sem
2014-2015 406.917 45.213 0 250 52.502 3-10 años 3 veces/sem
2015-2016 406.917 45.213 0 250 52.505 3-10 años 2 veces/sem
2016-2017 406.917 45.213 45.000 210 43.551 3-12 años 2 veces/sem total 15 semanas

*MA: Medidas de Acompañamiento

Más información de la evolución de este periodo

Más información

Como puede apreciarse, en términos generales, el Plan ha ido creciendo en financiación, número de centros educativos y alumnado participante, así como la ampliación de las edades a las cuales va dirigido, a fin de motivar el consumo de frutas y verduras desde la infancia.

El Plan se concibió con la intención de propiciar el aumento del consumo de estos productos en la población, por ello desde un principio se propuso realizar una intervención a nivel escolar, que permitiría desarrollar buenos hábitos de consumo alimentario, con el fomento dirigido a los productos del Plan, iniciándose desde la infancia, para intentar que estos hábitos perduren a lo largo de la vida.

A pesar de todo este esfuerzo presupuestario, material y humano, la Comisión Europea, tras realizar una evaluación en 2012, comprobó que, tras los dos años de ejecución del Plan, no se podía observar una mejora del consumo de estos productos hortofrutícolas, constatándose que la causa podría radicar en el escaso desarrollo de las medidas didácticas o medidas de acompañamiento (MA).

Se decide en ese momento continuar con el Plan y potenciar las Medidas de Acompañamiento, puesto que se constataba que el simple reparto de la fruta durante el recreo escolar no estaba produciendo una motivación en el consumo.

Además, se planteó la preocupación sobre el no aumento del consumo, podría redundar en una escasa producción agrícola, al tiempo que no beneficiaría en la salud de los consumidores europeos, por lo que vuelve a remarcar que toda la acción de compra y distribución de los productos contenidos en el Plan debería ir acompañados de unas medidas didácticas, que favorecieran el conocimiento de los productos, el cultivo, la comercialización, así como aspectos de nutrición y salud, cuyo objetivo será aumentar el consumo y afianzar los hábitos, desde las primeras etapas de la vida que se perpetuarán a lo largo de todo el ciclo de la vida.

Situación de partida

La obesidad infantil y el sobrepeso ha ido en aumento a nivel mundial en las últimas décadas. Este problema de salud tiene repercusiones a corto y a largo plazo, de ahí la necesidad de realizar medidas intersectoriales, para promover la alimentación saludable y el ejercicio físico, desde las primeras etapas de la vida.

En España los estudios sucesivos para determinar la prevalencia de normopeso-sobrepeso-obesidad en la población escolar, han sido publicados por la Agencia Española de Consumo Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) con el nombre de Estudio ALADINO (ALimentación, Actividad física, Desarrollo INfantil y Obesidad). Desde el primer estudio en 2011, se observó que la prevalencia del sobrepeso y obesidad en los escolares españoles era elevada. Una característica importante de este Estudio ALADINO consiste en que se enmarca dentro de la Iniciativa COSI, acrónimo del inglés (WHO European Childhood Obesity Surveillance Initiative) de la Organización Mundial de la Salud, que es una iniciativa europea de vigilancia de la obesidad infantil y que abarca a los escolares entre 6 y 9 años, ambas edades inclusive. El estudio utiliza una metodología común lo que facilita la comparación de los resultados entre los países.

En nuestra Comunidad Autónoma Canaria se ha destacado por tener una prevalencia de sobrepeso-obesidad superiores a la media nacional, así lo confirmaron estudios previos a principios del milenio, como el Estudio Enkid, 2004 y más tarde el Estudio ALADINO 2011, lo que motivó que, en la segunda oleada propuesta por la AECOSAN en 2013, la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias decidiera ampliar la muestra, para que fuera representativa de los escolares residentes en Canarias. A la vez que disponer de valores antropométricos de referencia de la población escolar de Canarias, conocer el porcentaje de menores con sobrepeso/obesidad y déficit ponderal, y analizar los factores asociados al exceso de peso: estilos de vida.

Estudio ALADINO en CanariasEl estudio ALADINO en Canarias (2013-14) fue realizado sobre una muestra de 1.611 menores de ambos sexos (824 niños: 51.1% y 787 niñas: 48.9%), de edades entre los 6 y 9 años, realizada en 32 centros escolares de Educación Primaria, elegidos al azar. La prevalencia de sobrepeso encontrada fue del 24.3% y la prevalencia de obesidad del 19.9%, menor al estudio ALADINO 2011.

Los datos revelaron que la prevalencia de sobrepeso-obesidad eran del 44.2%, 5 puntos porcentuales menor que lo encontrado en 2011. Se comprobó que la obesidad es significativamente superior en los niños en relación a las niñas, que el incremento de la prevalencia era efectivo y de modo significativo, a partir de los 7 años de edad.

Igualmente, se correlación con un mayor número de horas de ocio sedentario (1 o más de 1 hora en el uso de ordenador o consolas y 2 o más de 2 horas a ver la televisión), así como con el menor número de horas de sueño, sobrepeso-obesidad en los padres-madres y una menor situación socioeconómica familiar.

ESTUDIO ALADINO EN CANARIAS

Más información sobre el Estudio ALADINO

Más información

Para prevenir esta patología la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha desarrollado el Programa de Intervención para la Prevención de la Obesidad Infantil, (Programa PIPO), cuyo objetivo es promocionar la alimentación saludable y la actividad física, a la vez que reducir la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población infantil y juvenil de nuestra Comunidad. Los materiales didácticos del programa son:Guía pediátrica de la alimentación, pautas de alimentación y actividad física de 0 a 18 años” y “Menús saludables desde los 4 hasta los 18 años”. Los documentos mantienen una estructura coordinada y agrupada por las diferentes etapas de la infancia.

Metas del Plan

  • Llevar las frutas y hortalizas a todas las islas, sin discriminación geográfica.

  • Distribuir las mismas variedades de frutas y hortalizas, tratando de que cada centro escolar disponga al mismo tiempo los mismos productos hortofrutícolas.

  • Repartir la mayor variedad de fruta local, atendiendo a criterios de temporalidad, potenciando así el consumo en los hogares en productos locales y de temporada.

  • Ofrecer a los escolares talleres lúdicos para que tengan un mayor conocimiento de los productos ofertados.

  • Hacer la evaluación y el seguimiento del Plan, bajo una misma línea de actuación y unos mismos indicadores a medir.

Curso 2015-2016
Curso 2016-2017